Una inversión inmobiliaria que en cinco meses rinde el 25% en dólares

Una inversión inmobiliaria que en cinco meses rinde el 25% en dólares

La nueva alternativa tiene un mejor tratamiento fiscal que el fideicomiso y es segura porque se “invierte en ladrillos”. Ya se usa en uno de los principales loteos de la región. ¿De qué se trata?

La desarrolladora local Domo Group sacó al mercado una nueva alternativa de inversión inmobiliaria a 5 meses con un tratamiento fiscal mejor que el fideicomiso que pude dar un rendimiento de hasta 25% en dólares. Se trata de la construcción de viviendas unifamiliares, una idea que ya prendió porque hay siete casas en los loteos de Tierra de Sueños en Roldán que se encararon con este esquema de inversión.

“El secreto está en la rotación y la inversión no tiene vueltas, es 100% segura”, dice Pablo Morales, de Domo Group.

¿En qué consta? El inversor compra un lote de terreno a su nombre o pone a disposición de la desarrolladora una fracción de tierra que esté previamente escriturada. Posteriormente, se elije el diseño de la vivienda a construir entre los 13 modelos ofrecidos por los desarrollistas del grupo y luego se realiza un análisis de factibilidad sobre el proyecto. Una vez pulidos todos los detalles se inicia con las obras pautando que la duración no puede exceder los 5 meses. A partir de allí, el inversor puede vender la casa terminada y retirarse del negocio o volver a invertir en otra. Y si así lo hace, al término de 26 meses, que es lo que insume un fideicomiso y 5 casas construidas, la rentabilidad es del 200%.

“Comparado con inversiones en bienes inmuebles de otro tipo, por ejemplo un edificio, la demora normal en la construcción por mas chico que sea el proyecto no puede durar menos de 30 meses y recién ahí se puede disponer de la unidad para su venta ya sea que el proyecto este 100% terminado o posea un porcentaje de avance de obra que posibilite su rápida enajenación. En cambio, nuestra propuesta es fundamentalmente estudiar las alternativas de rotar el dinero de la manera más rápida posible para agilizar la inversión y multiplicar las utilidades”, compara Morales.

En líneas generales, la inversión orilla los u$s 80.000 por casas que se venden en el mercado en torno a los u$s 100.000. Pero los puntos fuertes, que dicen, tiene la alternativa es:

1) Seguridad jurídica: los terrenos son adquiridos a nombre del inversor, se escritura a su nombre y se construye sobre el mismo hasta obtener el final de obra.

2) Individualidad propia: todas las inversiones se realizan en forma individual de acuerdo con la decisión que tome el inversor, ya que no existe sociedad, ni fideicomiso.

3) Exención impositiva: al no ser el inversor una empresa o sociedad comercial ni tener la construcción como una actividad habitual, las utilidades que arroje el proyecto están exentas de Ganancias.

4) No se informa al AFIP: Los inversores que participan en un fideicomiso inmobiliario son informados a través del fiduciario de sus datos personales, CUIT, datos de identificación del bien y monto total de entrega de dinero, mientras que los inversores de este negocio no deben informar nada.

5) Garantía de Construcción: la constructora otorga un certificado de garantía de construcción por probables vicios ocultos por 3 años, trasladable al usuario final.

6) Gestión: los desarrolladores realizan las gestiones de contactos con los agentes inmobiliarios, bancos, escribanos sin costo para el inversor.

Según señalan en Domo no hay mucho margen para el aumento del número de cuotas a abonar por parte del inversor. Es que, según cuentan, para cubrirse de la inflación se acopia la mayor cantidad de materiales posibles que serán afectados a durante los 5 meses construcción reduciendo el impacto inflacionario, que queda sólo a merced de los ajustes del costo de la mano de obra.

En cuanto a la comercialización de las casas, “se cerraron alianzas comerciales con inmobiliarias para que sea tan fácil entrar como salir del proyecto”. Y entre de generar solidez en la gestión comercial, firmaron alianzas financieras selladas con el Banco Credicoop, el Banco Nación y el Banco Hipotecario, ya que todos poseen una línea operativa de créditos hipotecarios para compra de primera vivienda unifamiliar que oscilan todos entre los 10 y 20 años y poseen una mixtura entre tasas fijas y variables.

Fuente:Punto Edilicio

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>